Nuestro motor , el amor a la música – OCC

OCC
OCC

Es por supuesto casi imposible resumir la labor de un promotor a pocas palabras, porque si lo pensamos bien un promotor hace muchísimo más que simplemente crear eventos: para mí el promotor hace tanto que es un punto de amor a la música tan desenfrenado que puede hasta llegar a ser perjudicial. Un promotor es quien tiene la misión de difundir la cultura musical, el líder que está comandado a inspirar un público a sentir orgullo cuando pague el precio de un boleto, la motivación para incitar a la audiencia a no ser conformista e investigar más allá, la guía que se va a encargar de convencer a desconocidos de por qué una experiencia como tener un artista actuando a metros puede ser un momento que se grabe en su mente para siempre. Un promotor es un imaginador de imágenes hasta el punto donde cada nuevo lugar que conoce empieza a soñarlo dentro de su cabeza con una buena banda sonora y un tumulto de personas bailando para medir si sería un espacio propicio o no para un siguiente encuentro, hecho que hace que cada que un promotor viaje no sólo esté viajando sino buscando nuevas tierras para conquistar y nuevas redes de contacto que faciliten su intercomunicación con otros colectivos. Un promotor debe leer sobre las propuestas con las que trabaja, resaltar las virtudes de sus propios territorios para hacer sentir a un artista que es un privilegio poder presentar lo que hace en su zona, poner por encima las necesidades de los músicos y los danzantes que las suyas y tener la capacidad de resolver espontáneamente cualquiera de los obstáculos que se puedan presentar para amenazar la fluidez del evento. Por otra parte ser promotor también es intervenir dentro de la ley de un país, averiguar cómo un evento afecta su contexto, su alrededor físico, el medio ambiente o incluso suponer que lo peor puede suceder para también tener una situación hipotética para ello. Es una enseñanza bastante compleja con el dinero, porque un promotor aprende a tener una relación con el donde entiende como los asuntos económicos no son una constante inamovible,entiende que es un riesgo tan valiente que a veces tocará pedir un préstamo para poder llevar a cabo lo que tenemos en mente y después quedar debiendo incluso más una vez sucede, o por otro lado habrá ocasiones donde un evento no requiera ninguna inversión inicial y termine dejando una ganancia muchísimo mayor a la prevista. Es un juego de montaña rusa donde hay que aprender a sacar lo mejor de todos los tipos de resultados, las decepciones y las superadas de expectativas, las pérdidas y las victorias, y aprender por medio de cada una de ellas Para conocer más sobre cuál es el funcionamiento de una determinada población. Ser promotor es ser un analista de comportamientos, estadísticas acertadas y no tan acertadas, errores o soluciones inesperadas.

El promotor es el “motor” que trabaja en “pro” de que la escena marche con profesionalismo y respeto, una pieza sin la cual el arte no podría seguir siendo una expresión cultural tan diciente hoy en día. Cuando salimos de un concierto satisfechos no sólo vamos a quedar marcados gracias al artista sino a un montón de condiciones más por las cuales el promotor tuvo que quebrarse la cabeza, así que nuestro agradecimiento hacia ellos debe ser equiparado con el que reciban todos los demás actores para hacer la escena funcionar.